Festival
Historia
Historia del FIG

El Festival Internacional del Globo, es un evento de aerostación con sede en la Ciudad de León Gto.

Actualmente está posicionado entre los 3 más importantes de su tipo, a nivel mundial.

Participan 200 Globos provenientes de 23 países como Estados Unidos, Canadá, Brasil, España, Alemania, Holanda, Bélgica, Francia, Italia, Reino Unido, Suiza, Suecia, Ucrania, Rusia, Lituania, Japón, México, etc. En 15 años de trayectoria, el FIG ha logrado reunir a más de 1,800 globos, y a más de 3.5 millones de visitantes de todo el país y el extranjero, convirtiéndolo en el principal producto turístico de la región Bajío.

En el 2016, el FIG recibió a 550,000 visitantes de toda la República Mexicana, generando una derrama económica de más de 650 millones de pesos y una ocupación Hotelera del 100% en León y Ciudades vecinas.

Único en México y Latinoamérica, el FIG no sólo es una gran atracción para el Estado de Guanajuato, sino que también ha posicionado internacionalmente a León como uno de los destinos más importantes en el mundo de la Aerostación, ya que al tener un clima y condiciones atmosféricas excelentes para la práctica de este deporte, reúne año con año a los mejores pilotos que buscan disfrutar de una experiencia inolvidable.

El Festival Internacional del Globo es un punto de reunión para toda la familia. Aquí, además de ser testigos de un espectáculo sin igual, podrán disfrutar de cientos de horas de eventos alternos, como conciertos de clase mundial, exhibiciones, zona comercial, áreas gastronómicas, actividades culturales y deportivas, entre otras.

Historia del FIG - Origen de la aerostación

Origen de la aerostación

El Padre Bartolomeu Lourenço de Gusmão, nacido en Villa de Santos, Brasil, en 1685, descubrió que el aire caliente se vuelve más ligero al ver cómo una burbuja de jabón se elevaba al pasar sobre una vela encendida. Más tarde y después de varios experimentos, el 8 de agosto de 1709 realiza una exhibición al Rey Juan V de Portugal y varios miembros de la Corte, en la que logró elevar un globo de papel hasta 4 metros, impresionando a los asistentes, quienes después lo bautizarían como “El Padre Volador”.

Primeros vuelos en globo

Los hermanos Joseph-Michel y Jacques-Étienne Montgolfier, de origen francés, hijos de un fabricante de papel, jugaban con bolsas invertidas sobre el fuego consiguiendo elevarlas hasta el techo. Durante varios años y cautivados por el interés en este peculiar fenómeno, estuvieron experimentando con diferentes materiales y dimensiones, hasta que finalmente el 4 de junio de 1783, realizaron una exhibición pública en la que elevaron exitosamente un globo hecho de papel y lino de 11 metros de diámetro, 800 m³ y un peso de unos 226 kilogramos lleno de aire caliente.

Su vuelo recorrió 2 km, duró 10 minutos y alcanzó una altitud estimada entre 1600 y 2000 metros. Más tarde, y con el propósito de conseguir un permiso para realizar el primer vuelo con humanos, el 15 de octubre del mismo año y ante Luis XVI de Francia, en Versalles, los Montgolfier lanzarían el primer aerostato tripulado, teniendo por pasajeros un gallo, un pato y una oveja.

Fue El 21 de noviembre de 1783, cuando Pilâtre de Rozier y el marqués d'Arlandes hicieron el primer ascenso tripulado por personas de la historia, volando durante 25 minutos a una altura de unos 100 metros sobre París, logrando una distancia de nueve kilómetros.

La aerostación en México

El guanajuatense Don Benito León Acosta y Rubí de Celis, ingeniero minero nacido en 1819, fue el primer mexicano en incursionar en la aeronáutica al despegar su globo de la plaza de toros de San Pablo, en la Ciudad de México, el 3 de abril de 1842, ondeando por primera vez la Bandera de México en las alturas.

Dos días después, Don Antonio López de Santa Anna, entonces Presidente de la República, le otorgó un permiso de 3 años de exclusividad, para que sólo él pudiera volar el cielo mexicano.

El 29 de octubre de 1842, el novel aeronauta mexicano llegó a León para realizar su cuarto viaje, el cual fue anunciado con más de 15 días de anticipación para que la gente de la región pudiera asistir a presenciar el espectáculo. Despegando de la Plaza Principal, y tras 1 hr de trayecto, León Acosta descendió en la hacienda de Santa Rosa, recibido por una multitud que lo llevó de regreso a León para rendirle homenaje por su hazaña, en el Teatro del Pueblo.

Historia del FIG